Bang & Olufsen Carro vacío
beoplay9círculodealuminio

Los aros de aluminio de Beoplay A9

Cada detalle cuenta

  • TRABAJO ARTESANO
  • SONIDO
  • DISEÑO

Esta es una historia sobre el maravilloso metal grisáceo plateado que cubre aproximadamente el 7 % de la corteza terrestre y ocupa el decimotercer puesto en la tabla periódica.

Durante años el uso del aluminio ha caracterizado a los productos de Bang & Olufsen

Bang & Olufsen introdujo el aluminio en los años 60, una verdadera revolución en su época. La idea por aquel entonces, como lo es ahora, era crear productos que despertasen emociones en los clientes incluso cuando estuvieran apagados. Ese afán e ímpetu innovador dio como resultado el desarrollo de maneras singulares de utilizar materiales comunes, más concretamente, el aluminio y el plástico. Todo comenzó con los transistores de los años 60 y se expandió durante los años 90 hasta alcanzar las cajas acústicas de los altavoces.

Todo sobre el aluminio

Existen muchas buenas razones por las cuales los altavoces y el aluminio son la pareja perfecta:

El aluminio es ligero, pero ofrece una robustez increíble a pesar de su escaso grosor, de tan solo unos milímetros. Y se puede amoldar en una sola pieza, eliminando los problemas de disonancia de las uniones y las esquinas, característicos de las cajas acústicas de madera.

Al emplear formas curvas se evitan las superficies internas paralelas, eliminándose así posibles problemas causados por las ondas dentro de la caja.

El aluminio es un material “muerto” que no distorsiona el sonido.

Además de todo eso, es hermoso a la vista, como comprobará en la serie de imágenes anterior donde le mostramos de cerca los aros de Beoplay A9.

Mujer leyendo una revista con Beosound 2 descansando sobre un escritorio junto a ella
Descubra más información sobre Bang & Olufsen, escuche nuestros podcasts e inspírese con nuestro rico legado de sonido, diseño y artesanía